icon-net

Red de Oficinas

Consultar

icon-phone

91 555 49 38

generado por JavaScript

¿Pueden los Nombres de los Paises construir una Marca?

NOTICIAS

INICIO/NOTICIAS

¿Pueden los Nombres de los Paises construir una Marca?

¿Pueden los Nombres de los Paises construir una Marca?

La principal función de una marca es distinguir los productos o servicios de una empresa de los de otra, y la falta de carácter distintivo de una marca le impide desempeñar esa función básica. 

Uno de los criterios más importantes para evaluar el carácter distintivo de una marca es la ausencia de rasgos descriptivos. Un término puede ser considerado descriptivo si se limita a proporcionar información acerca de las características objetivas de los productos o servicios que abarca la marca y, en particular, el lugar de producción de los productos o el lugar en el que se prestan los servicios. Por ejemplo, es posible que sea necesario tener en cuenta si el consumidor medio de los productos o servicios de que se trate entiende el nombre de país (sin ser un experto en geografía) y si el nombre designa un lugar vinculado habitualmente con los productos o servicios reivindicados o si cabe razonablemente prever que estará vinculado con ellos en el futuro.

Es ese el motivo que más se invoca para denegar una marca  que consiste en un nombre de país o lo contiene, puesto que, al igual que en lo relativo a otros términos descriptivos más generales, redunda en el interés del público que esas indicaciones no sean objeto de derechos de marca y estén a disposición de cualquier comerciante que desee suministrar información acerca de los productos o servicios que vende u ofrece.

Marcas que puedan inducir a error, engañosas, erróneas (incorrectas) o cuyo registro, de otra forma, no se admite.Además de ser descriptivas, las marcas que consisten en nombres de países o que los contienen pueden también inducir al público a error en lo que respecta al origen de los productos o servicios. La representación errónea, por medio de una marca, de que los productos o servicios proceden de un lugar en particular puede comportar la denegación del registro de dicha marca si tales productos o servicios no tienen en realidad conexión con el nombre del país. Los límites entre las expresiones “que induce a error”, “engañosa” y “errónea” no están claramente definidos, de suerte que la materia cuya protección se solicita puede caracterizarse por ser lo uno o lo otro al mismo tiempo.

En virtud de la legislación nacional de varios Estados, los términos o nombres geográficos, así como sus abreviaturas, no pueden registrarse como marcas cuando sea probable que tales indicaciones induzcan a error a los consumidores o creen confusión en cuanto al origen de los productoso servicios.Además,también pueden objetarse los nombres de lugares geográficos y las marcas figurativas que indican un origen geográfico, así como sus variantes, cuando el lugar geográfico tenga prestigio por los productos o servicios para los que se solicita el registro, porque el uso de un nombre de lugar geográfico en circunstancias en las que ese nombre tiene un prestigio crea una “expectativa” en la mente del consumidor que puede llevar a engaño si tal expectativa no se satisface.

 Chocolateria

Es posible que el registro de las marcas que consistan en nombres de países o los contengan sea denegado de conformidad con otros motivos que se aplican a todos los tipos de marcas como por ejemplo, la existencia de conflicto con otros signos existentes, el carácter genérico o la mala fe.La moral y el orden público,que son motivos aceptados universalmente en el Derecho marcario,también pueden invocarse para impedir el registro de marcas de que presenten esas características.En la legislación de determinados países se indica que no se pueden registrar las marcas cuyo uso puede interpretarse como crítico, insultante o difamatorio respecto de una nación.En la legislación de otros países se dispone que debería denegarse el registro de marcas que menoscaben símbolos nacionales, los menosprecien o desacrediten,o dañen la imagen del país en cuestión. Asimismo, el deber de respetar y salvaguardar el honor de otras naciones está establecido en al menos una norma nacional.

 

Más noticias